miércoles, 17 de mayo de 2017

Jueves de citas #117

Esta es una sección en la que les voy a poner todas las citas que saco de algún libro en especifico. Tengo la manía de copiar todas las frases que me gustan, que me llegan que me hacen sentirme bien. 

Esta semana decidí ponerles las citas de:

Martina en tierra firme (Horizonte Martina, #2)

Citas:

En lo que estuve pensando fue en si era verdad que los grandes amores de uno siempre dejan una herida de las que no se curan. Me miré hacia dentro y estudié mis cicatrices. Encontré la verdad cuando me di cuenta de que la única relación que me había dejado en carne viva fue mi matrimonio. No. Los grandes amores no hieren. Solo lo hacen los insanos. Y yo no quería hacerlo más.


Son las cosas que nos ponen a prueba las que realmente valen la pena. El inmovilismo y conformarse solo sirve para hacernos débiles.


Como si pudiéramos ser dueños de alguien o de un pedazo de su vida. Lo único que vale la pena en la vida es intentar que otra persona nos permita acompañarla y no tiene nada que ver con posesiones.


A veces el amor da un miedo que te cagas, pero… más miedo da pasarse la vida pensando que dejaste escapar la oportunidad de vivir algo realmente especial. 


– Las cosas no son tan fáciles como tú haces ver. 
- ¿Por qué? 
- Porque no. Porque las personas somos complicadas, Pablo.
- ¿Y qué? Si tú no puedes perdonarte por ser humana, yo lo haré por ti.


Que no estoy preparado y tú tampoco, pero así son las cosas. Decisiones. Algunas harán nuestra vida más fácil y a nosotros más cobardes. Otras…, ya sabes a lo que me refiero. En otra situación te diría que no es el momento y punto. Esta vez hay matices que espero que estés viendo con claridad. – Apoyé la sien en su hombro y él acarició mi espalda. – Ya no somos tan jóvenes, pequeña. Ya sabemos el peso que tiene un te quiero. Tenemos que ser responsables con lo que sentimos. Y con nosotros. Y con lo que nos espera. 


El silencio puede llegar a hacernos tan esclavos como las palabras.


Siempre pensando, eligiendo. Cada cosa que hacemos el triunfo de una opción sobre otra y no nos damos cuenta de que desde que tenemos uso de razón, todo son puertas cerradas que tenemos que elegir traspasar sin saber qué encontraremos detrás. A veces no son más que habitaciones vacías. Y yo siempre tuve miedo a no vivir bien, como si el día a día fuera un examen que yo debía aprobar. En mis estudios fui siempre una alumna de matrícula de honor, aplicada y responsable, pero en la vida la cobardía de mostrar lo que sentía me hacía ir sí o sí por el aprobado raspado. 


La vida es demasiado puta como para no disfrutarla cuando se puede. Nunca sabemos si volveremos a sentir lo que hoy tenemos al alcance de la mano. 


Éramos humanos y teníamos miedo, pero hay cosas en el mundo bastantes más fuertes que el miedo, gracias a Dios. 


Dos personas que se enamoraron casi en un pestañeo, sin tener en cuenta los relojes, que se vieron esa cara que a nadie le gusta mostrar, que comprobaron cómo era estar sin el otro y se dieron una oportunidad más para darle sentido a esto que llamamos vida. 


Comparte tu vida con quien te haga ser consciente de la rotundidad de ser tú; vete con quien venere tu amor propio y entienda que el amor es elegir SIEMPRE, nunca acatar deseos ajenos. 


A lo mejor nos cansamos de excusas que maquillaran el hecho de que querer de verdad a alguien nuevo da un miedo que te cagas. 


Al final lo importante no es la cantidad de las cosas, si no su calidad. 


Quien es cruel con los que le rodean cree que es un acto de fuerza y superioridad, pero es justo lo contrario. Es demostrar que eres tan débil que lo único que puedes hacer por sentirte mejor es que los demás se sientan peor. Piensa en el tipo de persona en lo que eso te convierte y… elige. 


Estamos acostumbradas a que la industria cinematrográfica y hasta la literatura romántica nos hagan creer en un hombre todopoderoso que solo cae de rodillas por nuestro amor. Un hombre que si se asusta nunca lo deja ver. Un titán que solo mostrará su vulnerabilidad deshaciéndose en palabras de amor tras un orgasmo. Sí, ese hombre que defenderá tus intereses como si necesitaras a alguien que lo hiciera por ti. ¿Y qué pasa con el niño que vive dentro de cada uno de esos hombres? Ese niño que necesita que lo arrullen como cuando era pequeño. Ese niño que tiene miedo y que se siente regañado cuando nadie lo entiende. Ese niño que a veces no comprende un mundo que no es justo. Un niño que apoya su cabeza en el regazo de la mujer que tiene al lado y le dice que quiere quererla y que lo hace por voluntad, porque es la opción adecuada y por destino, porque es ella. 
Yo nunca quise caballeros. Ni gladiadores. Yo no quería que nadie sostuviese el cielo para que yo pudiera pasear debajo. Yo quería un compañero. 


A veces darse otra oportunidad es más melancolía que realidad. ¿Lo has pensado? 


– Estar sola…, pero sola de verdad – apunté, - tiene sus ventajas. Consigues perspectiva para verte con sinceridad. 


Y el mundo demostró que podía ser de todos, pero sobre  todo de nosotros dos. Suyo. Mío. Nuestro. 


Las ideas son como parásitos que pueden anidar en silencio dentro de nosotros mismos. Van creciendo, alimentándose de ilusiones, miedos y otras emociones hasta que un día se han convertido en nuestro objetivo en la vida. 


No nos damos cuenta del daño que nos hacen los latigazos propios hasta que no destrozamos con ellos el futuro de algo que nos importa. 


Las locuras que más se lamentan en la vida de un hombre son aquellas que no se cometieron cuando se tuvo la oportunidad.


Odio con toda mi alma a esas personas que se creen superiores a otras. Odio que me traten con condescendencia. Y con desdén. Odio que me hagan sentir pequeña y ridícula, marciana, que no encajo, que no soy lo bastante buena. 


¿Quién quiere una madre perfecta cuando puede tener una que lo quiera por encima de todo lo demás?


Gracias por enseñarme que la vida, si te ríes, es muchísimo mejor



¿Leyeron el libro? ¿Cual es la frase que mas les gusto?



Saludos de tinta!!


1 comentario:

  1. Hay algunas frases que me han gustado mucho, en algunas no estoy del todo de acuerdo, pero sin duda en general la impresión que me llevo es buena. Este libro lo tengo desde hace tiempo y todavía no lo he empezado. Tengo que hacerlo
    ¡Besos!

    ResponderEliminar